FOTO VIOLETA

LLEGADA A MÉXICO Y VINCULACIÓN A LA FOTOGRAFÍA DEL FUNDADOR

KUNIO YABUTA.

Su primer trabajo en Mexicali fue en el campo pizcando algodón y en su tiempo libre comenzó a colaborar en el establecimiento fotográfico UNIVERSAL, lugar en donde aprendió y comenzó a practicar el oficio artístico.

Con el paso del tiempo su vocación lo llevó a realizar trabajos por su cuenta. De manera independiente y para darse a conocer viajaba a las rancherías cercanas para captar eventos diversos a los que se le requería y escenas familiares, laborales y festivas; así como paisajes de la zona de comunidades aledañas y aún remotas.

Con los conocimientos necesarios y la experiencia alcanzada, en cuanto sus ahorros hicieron posible concretar el proyecto que había concebido fundó en 1933 su primer y propio estudio: FOTO VENUS. El trabajo ahí desarrollado fue principalmente la fotografía de identificación, la memoria de eventos y el registro costumbrista tanto en interiores como exteriores.

Al frente de su negocio y teniendo la parte económica resuelta, la inquietud de formar una familia estaba en el horizonte cercano. En congruencia a sus tradiciones, su matrimonio se tramitó en Japón y el acuerdo se hizo con la familia Kondo de Okayama. Se concertó que la joven Masae contraería nupcias con Kunio. Luego de un breve noviazgo epistolar (para conocerse), la joven pareja se casó por poder en 1936. Unos meses más tarde se conocieron en persona en el puerto de San Francisco, donde pasaron unos días para luego tomar el tren con rumbo a Mexicali.

Fiel a su original objetivo de asimilarse a una nueva patria, Kunio Yabuta se esforzó por dominar el idioma español, primero a través del natural involucramiento social en sus tareas cotidianas y, más tarde, por medio de las enseñanzas de sus hijo. Con diligencia realizó las gestiones y cumplió los requisitos legales para obtener del gobierno mexicano la calidad de inmigrado el 30 de enero de 1940.

No obstante los tiempos difíciles que se vivían por la guerra en Europa y los conflictos en otras regiones del mundo, la vida era pródiga para Kunio y Masae. Tenían un patrimonio y habían procreado tres hijos: Masao de 4, Yoshiko de 2 y Toshiko de apenas unos cuantos meses. Nunca imaginaron que la noticia que escucharon por la radio de onda corta el 7 de diciembre de 1941, traería un cambio trascendente en su vida

El ataque de los aviones y submarinos japoneses al puerto de Pearl Harbor, que derivó en la declaración de guerra de Estados Unidos a Japón, atrapó a la familia en una situación ajena a su voluntad. En ese contexto, la presencia de japoneses emigrantes en la frontera norte de México era de alto riesgo y objeto de malos pronósticos. Los temores se hicieron realidad cuando Kunio recibió una orden oficial del gobierno mexicano para que se concentraran, en un plazo no mayor a una semana, en el Distrito Federal. Con gran pesar tuvieron que deshacerse de todo su patrimonio e iniciar el largo viaje con rumbo a la capital del país. De esta manera FOTO VENUS fue adquirida por el Sr. Guillermo Sánchez, quien en la actualidad conserva en funciones el estudio fotográfico.

APERTURA DEL ESTUDIO FOTOGRÁFICO EN SAN ÁNGEL

Durante 1942 la familia Yabuta vivió las consecuencias de reiniciar su vida en una ciudad desconocida y no escogida. La concentración en la capital del país de la familia Yabuta tuvo lugar en el Rancho del Batán en San Jerónimo (propiedad que en calidad de albergue brindó la familia Matsumoto a las familias de japoneses venidas del interior de la república) Cuando la situación lo permitió, Kunio llevó a vivir a su familia a varios domicilios del centro y sur de la metrópoli. El principal sustento familiar provenía del trabajo que el señor Yabuta consiguió como retocador en FOTO ESPINOSA.

En 1943 los Yabuta decidieron establecerse en el pueblo de San Ángel, calle de Ferrocarril del Valle No. 2, y al mismo tiempo realizar una nueva aventura: abrir su propio estudio fotográfico. Esta vez se llamaría FOTO VIOLETA. Al tiempo que se incorporaba a la comunidad, la familia se fue enamorando del ambiente tranquilo y pueblerino del lugar. Cercanos a su local tenían el Convento del Carmen, escuelas para los hijos, papeleria, el mercado Melchor Múzquiz, oficina de correos y telégrafos, lugares históricos como el Parque de la Bombilla, el lugar donde cayó el batalllón San Patricio, la delegación y, los más importante: una clientela amable y constante.

Otra mudanza ocurrió en 1952, pero ésta sólo fue de unos cuantos pasos, siendo la nueva dirección: Ferrocarril del Valle No. 7B, teniendo como nuevos vecinos a las “Bombas de agua”. Lugar donde se surtían las pipas de agua para distribuir el vital líquido a las colonias de la zona. Actualmente este histórico inmueble alberga a la “Casa Jaime Sabines”.

En 1954 se modificó la vialidad en la Villa de Obregón. Los cambios afectaron a la FOTO VIOLETA, puesto que la ampliación de la calle Ferrocarril del Valle, para convertirla en la Avenida Revolución, a meritó expropiar la mitad del terreno que ocupaba el establecimiento. Hubo entonces la necesidad de reconstruir el inmueble del estudio fotográfico. El proyecto y la obra quedaron en manos del Arquitecto Alejandro Pacheco. El nuevo edificio quedó listo antes de que se hiciera la avenida y mientras ésta se trazaba el nivel de la calle quedó casi un metro más alto con respecto al de la construcción. Esta diferencia quedó ajustada al emparejar el terreno para la nueva vialidad.

Como siempre, pero en forma destacada durante esta etapa, el papel de los clientes fue determinante ya que pese a las incomodidades inherentes a las obras de reconstrucción y de encarpetado asfáltico, su concurrencia no se interrumpió y gracias a ello el negocio pudo seguir adelante. De 1955 a la fecha, FOTO VIOLETA ha mantenido la misma ubicación, razón por la que forma parte del entorno urbano tradicional de San Ángel.

JOSE MASAO YABUTA